Un día en el banco

Aprovechando “mi nuevo horario” y en vista de lo que ha pasado en chipre, decidi pasarme por el banco a sacar unos fondos, en billetes de 20 usados con el numero de serie no consecutivo y sin marcar… por si las moscas.

Hace unos días hice un primer intento pasandome a las 12 de la mañana…error… aquello parecía una convecion de microsoft de esas que hacían antes en el auditorio del ifema y regalaban licencias. Hay que joderse la de gente que tiene que hacer gestiones en un banco. Debe de ser que no conocen esa cosa rara que hay ahora y que se llama Internet.

Mira que odio ir al banco…realmente odio ir a cualquier sitio para hacer cosas que podría hacer tranquilamente en casa tomándome una cocacola y escuchando musica…

El caso es que hace unos años abrimos una cuenta en un banco (por internet), no recuerdo lo que regalaban…pero el caso es que la pasta se quedó ahí.

El banco resulto ser una de las cajas que se fueron a tomar por culo hace unos años y que han sido rescatadas con el dinero de todos los pardillos que estaban aquella mañana haciendo cola con su cartilla en la mano (entre los que me incluyo, pero sin cartilla).

La gestión era sencilla, ténganme el dinero en una bolsa … yo llego, lo pillo y me voy tan deprisa que nadie se va a dar cuenta y además (ya que estamos) doy de baja la cuenta. No creo que sea tan difícil…

Pues la cosa tuvo miga… entras al banco, pasando el detector de metales … mas sensible que el del aeropuerto…digo yo, para que cojones lo tienen, si luego no tienen ni un puto duro.

Después de discutir amablemente con el guardia de la puerta, no señor, no pienso dejar el móvil en ese cubículo porque no me sale de las narices y las llaves del coche, de momento, no están consideradas como un arma de destrucción masiva.

Parece que no era el único que se quejaba porque me dejo entrar con todo lo que llevaba en los bolsillos, eso si…protestando un poco.

Vale, estoy dentro del banco. 2 colas enormes … una para las mesas y otra para la caja.

Voy a probar en las mesas.

Fíjate que cosas, que de las 6 mesas solo atendían en 2, según se rumoreaba (es increíble la facilidad para hacer amigos en una cola, mas fácil que en el irc entrando con un nombre de tía) que los del resto de las mesas estaban desayunando (pedazo desayuno a las 11 de la mañana, yo salí de allí a las 12 y no habían vuelto).

Unos minutos después (45) por fin me toca mesa … buenos días, que desea … pues mire quiero sacar mi dinero y de paso cancelar la cuenta. ¿Ha abierto Vd la cuenta en esta sucursal?. Pues no, la abrí por internet…uuuuuy pues vamos a tener problemas.

Yo soy de los que se ponen muy nerviosos cuando veo a alguien teclear con dos dedos y moverse por los menus como si estuvieran en un campo de minas… dan ganas de decir, quita coño, déjame a mi que no tengo todo el día.

El caso es que la buena señora (muy amable eso si), me dice que mi cuenta esta abierta en una sucursal de valencia (y a mi que, como si la han abierto en alburquerque, repito que yo la abri desde la web… )… Justo cuando iba a insinuarme que tenia que irme físicamente allí para cerrarla la corté…mejor no me digas eso…que la vamos a tener.

Menos mal que la señora hizo un par de llamadas a los BOFHERS del banco y, por la cara que ponía mientras hablaba la debieron de poner fina…

El caso es que (fíjate tu) que si que se puede dar de baja una cuenta que has abierto desde la web … atención … a través de la web (pero te tienen que activar nosequeopcion, así que de ir físicamente al puto banco no te libras).

Y encima, la bolsa de deporte llena de billetes se convirtió en un minifajito (ni sobre hacia falta)…Diosssss… cada día me jode mas hablar con la gente… donde este un buen fichero de log…

Etiquetas: